El procedimiento general para la certificación de un producto consta de varias etapas:

1) Evaluación Previa.
  • Solicitud mediante un formato estándar en el que se aporta la información básica acerca de los ingredientes y procesos mediante los cuales se manufactura el producto a certificar.
  • Evaluación de la información proporcionada para determinar en primera instancia si el producto cumple con los requerimientos para ser certificado como Halal.
  • Aprobación o rechazo de la etapa en base a los antecedentes presentados.

Una vez que la evaluación previa a sido aprobada el producto puede pasar a la siguiente etapa.

2) Evaluación en la Planta.
  • Inspección in situ de los antecedentes proporcionados y aprobados en la primera etapa (ingredientes y procesos).
  • Evaluación de los resultados de la inspección in situ.
  • Aprobación o rechazo de la etapa.
3) Certificación.

Una vez aprobadas las dos etapas anteriores se procede a certificar el producto, manufacturado en la planta inspeccionada, por un plazo determinado y mientras se mantengan las condiciones en las que se tramitó la certificación.

Volver